28 de enero de 2012

El oído de los gatos

Después de leer en el blog de mi amiga Lupe el tema del cascabel y el oído, me puse a leer en los libros de gatos que tengo. Hoy toca apreder una cosa más sobre gatos: el oído.

Las orejas de los gato son orientables gracias a los más de 20 músculos que tiene en el pabellón auditivo, de esta manera puede percibir sonidos con detalle y manifestar su estado de ánimo.

Muchas veces podemos ver que nuestro gato tiene la cabeza orientada hacia nosotros pero si escucha un leve sonido en otro sitio rápidamente gira sus orejas como una parabólica para percibir mejor el sonido, y además lo suele hacer quietos para escuchar mejor.

Los gatos perciben sonidos con frecuencias de hasta 60 kHz, cuando por ejemplo el limite máximo de frecuencias audibles por los perros está entre 15 y 35 kHz y en los humanos entre 15 y 20 kHz. De esta manera los gatos perciben sonidos que al ser ultrasónicos nosotros no los percibimos, como por ejemplo ciertos chillidos de los roedores.

Además de un oído exquisito, los gatos poseen un desarrollado sentido del equilibro que les permite saltar, caer de pie y moverse con gran agilidad. Para ello, tienen tres conductos semicirculares en el oído interno, con vellosidades en sus paredes que detectan la posición del fluido y partículas de calcio que llenan estos conductos que están dispuestos en ángulos diferentes.

Me encanta aprender como son mis peludos.

16 comentarios:

  1. parece mentira que unas orejitas puedan ser tan complicadas

    ResponderEliminar
  2. La verdad que eso de poder mover la oreja sin necesidad de mover la cabeza tiene que ser un puntazo. No me extraña que sean vaguetes. Lo tienen todo hecho, jajaja. Hablo por envidia cochina. Besotes.

    ResponderEliminar
  3. ¿Y sabéis el sufrimiento que puede llegar a ser, estar oyendo a un gato-gordo-naranja- hambriento pidiendo SIEMPRE comida?. A VECES, ME GUSTARÍA ESTAR SORDA
    Saluudos!

    ResponderEliminar
  4. Quando o carteiro chega a Rutha corre para se esconder, ela já conhece o barulho que ele faz e morre de medo dele ! Ela encolhe as orelhas e sai correndo...
    Besitos da Rutha

    ResponderEliminar
  5. Qué interesantes son los mininos!! Eso de que a veces los gatos nos estén mirando pero con las orejas orientadas hacia otro sonido más "interesante" me recuerda en cierto modo a algunos humanos, especialmente a los del género masculino... jiji..

    ResponderEliminar
  6. uh! llego a saber que cuando pongo la oreja muevo taaaantos músculos y paso. llevo toda la vida haciendo ejercicio sin querer! puf, de pensarlo me he cansado u_

    ResponderEliminar
  7. Es curioso lo interesante que pueden llegar a ser las orejas y los oídos, ¿no?

    ¡Saludetes gatunos!

    ResponderEliminar
  8. Fabuloso sentido del oído , en gatos invidentes estos se mueven como si vieran normalmente , definitivamente son unos seres perfectos ,como dijera mi amigo Fidel en su blog de Merlin , fueron creados para que el hombre no se lamentara por la pérdida de su amada pantera negra .Saludos gatunos.

    ResponderEliminar
  9. Feliz Páscoa queridos!

    Beijos da Rubi!

    ResponderEliminar
  10. Todos los días son de aprender cosas. Muchas gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Beto Castillo Trebejo:
    Desde que supe de este detalle me surgieron un par de preguntas:
    - ¿Cómo logran dormir si el entorno está siempre bullicioso para los humanos con su poca audición a diferencia de los gatos?
    - Si tienen una audición tan desarrollada, ¿les afecta que, por ejemplo, se escuche música a gran volúmen mientras el gato se encuentra en la habitación?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, los gatos poseen la capacidad de reducir la atención a determinadas frecuencias, de manera que las omiten y no les molestan. Si bien, la mayoría se alejan de la música alta, televísión muy alta, petardos, etc.

      Eliminar
  12. Es muy bonito a lo que se refiere de los gatos y como y como sus oídos forman parte de su cuerpo.

    ResponderEliminar
  13. Los gatos se aislan acústicamente y se alejan de la música alta que ponen sus dueños, no como los vecinos, que tienen que tragarse al sin vergüenza de turno que se cree que vive sólo.

    ResponderEliminar

¡¡ Gracias por tu comentario !!
En cuanto sea revisado aparecerá publicado.